En busca de la inteligencia

En busca de la inteligencia. Foto: Jan Gläscher | CaltechEs uno de los grandes enigmas de la psicología y el origen de un controvertido debate sin solución hasta la fecha. ¿Dónde reside la inteligencia, cuántos tipos existen, cómo se debe medir? Preguntas que continúan sin respuesta pero que están más cerca de hallar una solución gracias a un trabajo, con colaboración española, publicado en 'Proceedings of the National Academy of Sciences'. Sus autores han elaborado un mapa de las estructuras cerebrales que contribuyen a la inteligencia general.

"Podría haber resultado que la inteligencia general no depende de áreas cerebrales específicas sino que tiene que ver con cómo el cerebro funciona en su totalidad", señala Ralph Adolphs, profesor de Psicología, Neurociencia y Biología del Instituto de Tecnología de California (CALTECH), en EEUU. "Pero eso no es lo que hemos visto", añade.

Dentro de la psicología, existen dos teorías principales acerca de la naturaleza de la inteligencia. Una defiende la existencia de una inteligencia general o 'factor g', que está apoyada en el hecho de que una persona suele tener resultados parecidos en las distintas habilidades aceptadas como parte de este intelecto (memoria, visión espacial, aritmética, etc.). La otra cree en la existencia de varias inteligencias, aunque no existe consenso acerca de cuántas.

Adolphs y sus colaboradores de las universidades de Iowa, California del Sur y la Autónoma de Madrid se inclinan más por la primera hipótesis. "La idea básica que subyace [al concepto de inteligencia general] es indiscutible: de media, las puntuaciones obtenidas por una persona en distintos tests suelen correlacionarse. Algunos tienen generalmente resultados altos y otros bajos. Así que es una cuestión obvia preguntarse si esta habilidad general depende de regiones cerebrales específicas", añade el autor.

Según sus hallazgos, sí. Este equipo ha logrado elaborar un mapa cerebral de la inteligencia gracias al estudio de 241 individuos que padecían lesiones en regiones concretas del órgano gris. Todos ellos realizaron una batería de pruebas cognitivas, de las que se emplean habitualmente para medir el intelecto.

Gracias a este experimento, que es la primera vez que se realiza, "hemos podido ver, punto por punto, cómo afecta cada lesión a la inteligencia general", explica a ELMUNDO.es Roberto Colom, profesor de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid. "El trabajo con personas sanas origina mucha confusión pero trabajar con enfermos es más preciso porque se pueden establecer relaciones causa-efecto".

Mediante esta metodología, averiguaron que el factor g reside en el lóbulo frontal inferior y en el parietal superior del hemisferio izquierdo, aunque "con contribuciones del derecho", indica este investigador. Además, los resultados ponen de manifiesto que la materia blanca es igual de relevante que la gris, ya que "de la eficiencia de las conexiones entre ambos lóbulos depende la inteligencia", añade.

Esto "sugiere que el factor g refleja la habilidad para integrar los procesos verbales, visioespaciales, ejecutivos y de memoria de trabajo por medio de una red de conexiones corticales circunscrita", explica el trabajo. "La clave -resume el autor español- es la integración y esa es la inteligencia". "Existe una habilidad general que se basa en la integración y que en cada persona tiene un grado y ahora sabemos dónde reside", añade.

El siguiente paso, que ya tienen entre manos Colom y sus colegas, consiste en "entrenar gente en una tarea muy exigente desde el punto de vista intelectual. Si nuestros hallazgos son correctos, debería aumentar la materia gris en esas regiones, así como en las conexiones entre ambas".

CRISTINA DE MARTOS | elmundo.es SALUD
Leer más!

Enigmas en la precoz muerte de Tutankamón

Enigmas en la precoz muerte de TutankamónUna enfermedad ósea y la malaria crónica causaron la precoz muerte del famoso faraón egipcio Tutankamón a los 19 años, según sugiere un estudio del Consejo Supremo de Antigüedades en el Cairo (Egipto) que se publica en la revista 'Journal of the American Medical Association' (JAMA). Los investigadores han utilizado varios métodos científicos, incluyendo ADN de las momias reales, y han identificado también a miembros de la familia real, incluyendo al padre y la madre del gran rey egipcio.

Los investigadores descubrieron una acumulación de malformaciones en la familia de Tutankamón. Se diagnosticaron varias patologías, incluyendo un trastorno óseo denominado enfermedad de Kohler II en Tutankamón, aunque ninguna por si misma causó la muerte.

La evaluación genética de los genes específicos STEVOR, AMA1 o MSP1 del parásito de la malaria 'Plasmodium falciparum' revelaron indicaciones de malaria en 4 momias, incluyendo la de Tutankamón.

Los resultados sugieren necrosis ósea avascular, un trastorno en el que existe un mal suministro sanguíneo a los huesos que lleva al debilitamiento o destrucción de un área ósea, junto con la infección de malaria como la causa más probable de la muerte de Tutankamón.

Los problemas para caminar y la malaria crónica de Tutankamón se apoyan en el descubrimiento de varas y una farmacia para la otra vida en su tumba. Los autores apuntan que una repentina fractura de su pierna, posiblemente por una caída, podría haber dado lugar a una afección letal cuando se produjo una infección por malaria.

UNA MUERTE CONTROVERTIDA

La XVIII dinastía, entre 1550 y 1295 antes de nuestra era, del Reino Nuevo fue una de las más poderosas casas reales del antiguo Egipto e incluyó el reinado de Tutankamón, probablemente el más famoso de los faraones, aunque su mandato fue corto. Murió en el noveno año de su reinado, hacia el 1324 antes de nuestra era, a los 19 años.

Debido a su precoz muerte y a que no dejó herederos se han realizado múltiples especulaciones sobre las enfermedades que podrían haberse dado en su familia, así como sobre la causa de su muerte. Los artefactos descubiertos han mostrado que la realeza de esta época tenía una apariencia en algún sentido feminizada o andrógina.

Esto ha sugerido la presencia de enfermedades como la ginecomastia, un desarrollo excesivo de las mamas en los varones resultado de un desequilibrio hormonal, el síndrome de Marfán y otros. Por otro lado, existen dudas sobre la identificación de varias momias reales de esta época y su relación exacta entre algunos miembros de la familia real.

Los científicos, dirigidos por Zahi Hawas, realizaron un estudio para determinar las relaciones familiares entre 11 momias reales del Reino Nuevo y buscar características patológicas atribuibles a trastornos hereditarios, enfermedades infecciosas y relaciones sanguíneas. También buscaron evidencias sobre la muerte de Tutankamón, cuyas teorías incluyen una herida, septicemia, embolismo de grasa tras una fractura de fémur, asesinato por un golpe en la parte trasera de la cabeza; o envenenamiento.

EL LINAJE DE UN REY

Las momias reales pasaron por detallados estudios antropológicos, radiológicos y genéticos. Además de Tutankamón, se eligieron 10 momias que posiblemente o con seguridad estaban relacionadas de alguna forma con el rey, de las que se conocía la identidad de tres. Además, se incluyó a otros cinco individuos reales de inicios del Reino Nuevo que eran distintos del linaje de Tutankamón. La mayoría de estas 5 momias se utilizaron como un grupo control morfológico y genético. Las huellas genéticas permitieron la construcción de un pedigrí de 5 generaciones del linaje inmediato de Tutankamón.

Los investigadores descubrieron que a varias de las momias anónimas o aquellas con supuestas identidades se les podía asignar una identidad, entre ellas la KV35EL, que es Tiye, madre del faraón Akenatón y abuela de Tutankamón, y la momia KV55, que probablemente es Akenatón, padre de Tutankamón. Este linaje real se apoya en varias características antropológicas únicas compartidas por las dos momias y que el grupo sanguíneo de ambos individuos es idéntico. Los investigadores identificaron la momia KV35YL como probablemente la madre de Tutankamón.

Los investigadores no descubrieron signos de ginecomastia o síndrome de Marfán. Por ello, los autores señalan que la presentación artística particular de las personas en el periodo Amarna se confirmó como un estilo decretado realmente probablemente asociado a las reformas religiosas de Akenatón. Señalan en su artículo que es improbable que Tutankamón o Akenatón en realidad mostraran un físico bizarro o femenino. Es importante señalar que los antiguos reyes egipcios solían tenerse a sí mismos y a sus familiares representados de una forma idealizada.

EUROPA PRESS
Leer más!

¿Por qué la telaraña retiene el agua?

Un nuevo estudio muestra cómo las telarañas retienen el agua y la almacenan en pequeñas gotas. Tras develar el mecanismo, los científicos trabajan en la fabricación de un nuevo material con propiedades similares.

El equipo de investigadores, cuyo trabajo fue publicado por la revista Nature, cree que imitar el tejido de la araña puede ayudarles a desarrollar telas sintéticas "más inteligentes".

Según Victoria Gill, periodista de ciencia de la BBC, estos materiales podrían utilizarse como catalizadores o filtros para extraer sustancias ante determinadas reacciones químicas.

Lei Jiang, de la Academia China de Ciencias en Pekín, quien dirigió la investigación, explicó que lo que lo motivó a realizar el estudio fue que "las brillantes gotas perladas cuelgan de las telarañas por la mañana, durante el rocío".

Lei le explicó a la BBC que esas gotas se unen en los "nudos" de la telaraña. "La seda de la araña puede tener varias decenas de micrómetros de diámetro, mientras que las gotas de agua pueden tener un ancho de miles de micrómetros". Mediante un poderoso microscopio de electrones, los científicos observaron la seda y vieron que ésta se transforma al entrar en contacto con el agua.

Tejido inigualable

Los científicos constataron que la tela modificaba su estructura cuando el agua se condensaba en ciertos puntos para formar gotas que se desplazan a lo largo de la fibra.

La telaraña se compone de fibras extremadamente delgadas, o nanofibras, unidas por conectores. Cuando el aire está húmedo, las nanofibras se encogen mientras que otras se estiran para albergar las gotas.

Randolph Lewis, biólogo molecular de la Universidad de Wyoming, Estados Unidos, y estudioso de las telas de araña, señaló que "lo más interesante del estudio es que el efecto se debe exclusivamente a las fibras".

Lewis destacó que la telaraña tiene propiedades "no igualadas por ningún material hecho por el hombre". "Si pudiéramos descubrir cómo lograr esas propiedades llegaríamos a fabricar un material 'verde', con propiedades mecánicas superiores y una amplia gama de aplicaciones".

Estas fibras podrían servir para capturar el agua que se encuentra en el aire o, en ciertos procedimientos de fabricación industrial, eliminar productos químicos al provocar su condensación a lo largo de la fibra.

BBC Ciencia
Leer más!

La misteriosa muerte de Tycho Brahe

Tycho BraheLos restos del astrónomo renacentista danés Tycho Brahe, que está enterrado en Praga desde su muerte en 1601, serán exhumados para tratar de averiguar la verdadera causa de su muerte, según informó este viernes la prensa local.

El ayuntamiento de la capital checa y el arzobispado de Praga han dado el visto bueno a una petición cursada por el arqueólogo danés Jens Vellev, de la Universidad de Aarhus, señala el diario 'Pravo'.

Veller y un equipo de especialistas checos exhumarán el próximo otoño los restos del científico danés , que se encuentran enterrados en la iglesia de Nuestra Señora de Tyn de Praga.

Brahe (1546-1601) fue uno de los astrónomos más renombrados del comienzo de la Edad Moderna, junto con Galileo Galilei y Johannes Kepler, y contribuyó con ellos a validar la Teoría Heliocéntrica.

Misteriosa muerte

Sus observaciones sobre de la órbita de Marte, realizadas en la corte praguense del Emperador Rodolfo II de Habsburgo, fueron más adelante utilizadas por Kepler para descubrir las dos primeras leyes que llevan su nombre.

La repentina muerte de Brahe el 24 de octubre de 1601 está envuelta hasta hoy en el misterio.

Primero se dijo que había muerto por problemas urinarios pero la primera exhumación de su cuerpo, realizada en 1901, reveló un alto contenido de mercurio en su bigote, atribuido a la experimentación de Brahe con nuevos elixires y que le podría haber causado una intoxicación.

Pero según el reciente trabajo de un historiador danés, se baraja ahora la tesis de que un lejano familiar de astrónomo, el noble Erik Brahe, lo asesinara por orden del rey Kristian IV.

EFE
Leer más!
 

Seguidores